Saltar al contenido

¿Qué es una Clínica Jurídica?

Una clínica legal es una instalación administrada por una facultad de derecho para brindar servicios gratuitos al público mientras capacita a sus estudiantes en la práctica legal clínica. Los estudiantes de derecho trabajan en una clínica legal para obtener créditos escolares y adquirir experiencia en el manejo de problemas legales reales. Las clínicas legales tienen una gran demanda en muchos países diferentes y pueden marcar una gran diferencia para las comunidades locales al ofrecer servicios pro bono a aquellos que no pueden pagar un abogado.

Algunos expertos en educación creen que los estudiantes de derecho, al igual que los estudiantes de medicina, pueden aprender mejor cuando se les brinda la oportunidad de usar sus habilidades en la práctica. Al permitir que los estudiantes se reúnan con clientes, presenten reclamos, investiguen casos y administren casos reales, una clínica legal ayuda a incorporar el conocimiento adquirido en el aula a la práctica de los futuros abogados. Los estudiantes suelen trabajar bajo una fuerte supervisión y rara vez se permite que los casos se discutan oralmente en los tribunales. Sin embargo, tienen la oportunidad de trabajar en estrecha colaboración con los clientes durante todo el caso, actuando como lo haría un abogado profesional.

Las clínicas legales pueden ofrecer una variedad de diferentes especialidades y pueden especializarse en diferentes áreas de la ley. Algunas especialidades pueden incluir derecho tributario, derecho de inmigración, derecho penal, derecho ambiental, derecho de familia y servicios legales civiles comunitarios básicos. Una facultad de derecho grande en un área urbana puede operar varias clínicas legales en toda la ciudad, brindando a los estudiantes la oportunidad de probar su interés y habilidades en varias áreas de la ley.

Además de brindarles a los estudiantes una experiencia de capacitación, abrir una clínica legal puede ayudar a una escuela a abordar la mejora de la comunidad. Los abogados son notoriamente caros en la mayoría de los casos, con el resultado de que la justicia a menudo solo puede ser administrada por aquellos con fondos suficientes. Las clínicas legales pueden ayudar a manejar problemas serios en una comunidad, como el abuso doméstico, la inquilinato de los señores de los barrios marginales, los problemas de pandillas y los problemas legales de los ancianos. Algunas corporaciones y organizaciones sin fines de lucro brindan subvenciones para financiar clínicas legales con la esperanza de alentar a más escuelas a crear estos programas.

Cualquier ciudadano puede visitar una clínica legal para recibir asistencia, pero en áreas con múltiples clínicas, la asistencia puede dividirse por área geográfica o asuntos legales manejados en un lugar en particular. Aunque gran parte del trabajo lo realizan los estudiantes, se realiza bajo supervisión regular, por lo que los clientes pueden estar seguros de que están recibiendo un asesoramiento legal justo. Las clínicas legales son tan populares que puede haber una lista de espera para recibir asistencia; en caso de emergencia, los clientes deben tratar de explicar la necesidad urgente y preguntar si existe un proceso acelerado.