Saltar al contenido

¿Qué es un Contrato Integrado?

Un contrato integrado, también conocido como acuerdo integrado, es un contrato en el que existe un acuerdo completo entre las partes involucradas. El contrato firmado evita que las partes aleguen que se hicieron promesas orales o escritas que reemplazan el contrato integrado. Puede existir un contrato parcialmente integrado cuando las partes acuerdan omitir algunos de los términos de su acuerdo. Los tribunales a menudo consideran que un contrato es un acuerdo integrado en ausencia de pruebas en contrario de esa presunción. Los signatarios del contrato pueden protegerse al incluir un lenguaje en el contrato que establezca que el contrato constituye el acuerdo completo entre las partes.

Los tribunales a menudo determinan si un acuerdo es un contrato integrado aplicando la regla de evidencia verbal. Los tribunales se basan en el lenguaje del contrato para interpretar si las partes pretendieron que fuera la expresión final de cada término. La regla de evidencia verbal establece que los acuerdos previos escritos y orales son nulos en presencia de un contrato integrado. Los términos del contrato también reemplazan los términos inconsistentes hechos por escritos anteriores bajo la regla de la libertad condicional probatoria. La regla se usa a menudo para interpretar el contrato, pero en la mayoría de los casos no se usa para negar el contrato.

No existe un formulario especial para un contrato integrado. Muchos contratos escritos, como los contratos comerciales y laborales, son contratos integrados. Las partes a menudo pueden incluir una cláusula en el contrato para establecer expresamente que no hay otros acuerdos escritos y orales o que el contrato representa todos los términos acordados por las partes y reemplaza todos los demás acuerdos por adelantado. Las cláusulas de acuerdo completo a menudo se encuentran al final del contrato con otras disposiciones diversas. En ausencia de una disposición expresa, a menudo se requiere que la parte que demanda en la corte presente pruebas de que él o ella firmó un contrato integrado o que otros escritos son parte del acuerdo entre las partes.

Un acuerdo parcialmente integrado omite algunos de los términos acordados. Estos contratos a menudo son más difíciles de probar porque los tribunales están de acuerdo en que el acuerdo es un contrato totalmente integrado. Los términos incluidos en el contrato escrito representan el acuerdo final entre las partes, en relación con esos términos. El tribunal tiene la tarea de interpretar los acuerdos orales y los acuerdos previos por escrito para determinar cuáles son los demás términos. A menudo lo hace comparando los acuerdos escritos y orales creados previamente.